Ni tan puro ni tan ruin…

IMAGEN TOMADA DE LAS REDES SOCIALES.

“Ni ando con putas ni vivo
a la orilla del infierno,
de nada tengo nostalgia,
de casi todo me acuerdo,
la hipoteca del olvido,
el noveno mandamiento,
la firma de un servidor,
convicto pero inconfeso.

Sí, pequé, no me arrepiento.

Traficante de mentiras,
ni tan joven ni tan viejo,
reloj no marques las horas
del pretérito imperfecto
que en calle melancolía
lo último es lo primero”.

LIBRO: A VUELTA DE CORREO: SABINA EPISTOLAR. 2007. EDICIONES ESPECIALES. PP. 390.

Tal vez te interesa… Peces de ciudad.

Tal vez te interesa…

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on tumblr
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email