Los porteños son maravillosos.

IMAGEN TOMADA DE LAS REDES SOCIALES.

«Cuando estoy en un bar en Buenos Aires a las cuatro de la madrugada y escucho que en la mesa de al lado están hablando de política o de fútbol no lo puedo creer.
Eso no es común en otros lugares del mundo. Las cuatro de la madrugada es horario para borrachos.
Solamente los porteños son capaces de filosofar a esa hora de brujas y entenados.
“Son maravillosos”
».

Tal vez te interesa… Anécdota en Buenos Aires.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email