“¡Ay!, Carmela” (Inédito).

TOMADA DE LAS REDES SOCIALES.

Inédito de la canción “¡Ay!, Carmela”. Letra que dedica el maestro Joaquín Sabina a su hija Carmela. Hay un fragmento de otra versión que se encuentra en el DVD “Las Huellas de Dylan”.

No dejes tu suela
canela
quemando en la nieve,
como barcos de vela,
tan luego, tan trece, tan jueves.

Tus maullidos de gata,
celosa en Manhattan
me inquietan,
poco más que decir,
urge sobrevivir,
te mereces un novio poeta.

No me pidas que muera por ti
lo que queda de mí
se subasta a la mejor postora,
como un vago arlequín
en el trago de gin
de la aurora.

Pero no te impacientes,
no me atormentes,
sigue sola tu camino.
Al fin y al cabo,
no sé ni “sabo’”
cuanto desgrava el destino.

En los bares del foro
te decían Norma Jean,
no había chica en el coro
más “in’”.
Una vez te invité
a la suite de un “weekend”
en París.

Tal vez te interesa… Ay, Carmela… Ay, Rocío.

Pero acaba la feria
y se muere la histeria
y el miedo.
Si te da por contar
hombros donde llorar
va a sobrarte una mano y seis dedos.

Cómo puedo contarte
que me gusta gustarte,
que no te he asesinado del todo,
que me siento viudo
y que dudo
entre el limbo y el lodo.

Y no sé de qué modo
dejar de adorarte sin duelo,
entre nunca y quién sabe,
entre el ojo y la llave,
el volcán el tifón y el deshielo.

No me canso de hablarte
aunque pronto mi voz
suene a grano de arroz
repetido,
y desampararte
es regar
los claveles del mar
del olvido.

Nada amanece,
todo envejece,
guarda tu velo de tul,
tal vez mañana
a tu ventana
llame otro príncipe azul”.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on tumblr
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email