Anécdota de Sabina en México… ¡Ay, Chihuahua!

«Un día me quedé sin bombines en México porque siempre los tiro al público, con espanto para Jimena porque son muy caros. Mandé a mi secretaria al bombinero y midió mi cabeza… el bombinero dijo “Ay, Chihuahua…”. Y es que… calzo buena cabeza».

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on tumblr
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email